Cortinas Romanas

0
1543

Cortinas Romanas

Las cortinas romanas consisten en un panel de tela liso que se pliega verticalmente, formando un acordeón, gracias a un sistema de varillas horizontales cosidas a intervalos regulares por dentro de la tela.

Romanas Romanas

Las varillas sirven para mantener la tela tensa y así los pliegues se forman sin problema. El mecanismo se maneja manualmente por medio de un cordón. Este tipo de cortinas son ideales para cuando se necesita limitar la cortina al espacio de la ventana únicamente, como sucede en ventanas que no llegan al suelo o aquellas con poco espacio alrededor, donde las cortinas tradicionales molestarían por su volumen. Están recomendadas para ventanas fijas o corredizas, y no son prácticas en ventanas que se abren hacia adentro;  y su colocación se puede hacer tanto en pared como en techo o taparollo. Las cortinas romanas quedan mucho mejor en telas lisas que con estampados; y su diseño de líneas rectas y limpias, con poco volumen, la hacen ideal en decoraciones modernas y minimalistas. Por esta misma razón, los colores preferidos son los claros, preferentemente los crudos o tierras. Las telas más comunes para la confección de cortinas romanas son: algodón, lana, y el jacard o brocado. Pero también se utilizan de yute y de bambú. El uso en cada habitación dependerá en parte al material con que estén hechas.

Romanas Romanas